Científicos mexicanos y japoneses pronostican un “gran sismo” en Guerrero

No es para que te alarmes primo, ni pa que hagas escándalo y mitote… este es un estudio que han hecho desde hace varios años por parte del Instituto de Geofísica de la UNAM, el Centro Nacional de Prevención de Desastres, la Universidad de Kyoto y las agencias japonesas de Cooperación Internacional de Ciencia y Tecnología.

Ellos se encargan de estudiar peligros de sismos y tsunamis en las costas de Guerrero, y desde hace un año ya trabajan en conjunto en un proyecto enfocado en “La brecha de Guerrero” una zona ubicada en la costa grande de nuestro estado en la cual no se ha registrado ningún sismo desde hace más de 100 años, por lo que la energía cargada en esta zona es bastante alta y se pronostica que será descargada con un gran sismo de escala superior a los 9 grados en la escala de Richter.

Para medir con mayor precisión cualquier evento sísmico, los científicos instalarán instrumentos de medición a partir de Noviembre 2017. 

Con información de MVS Noticias, aquí las declaraciones de los científicos:

Desde hace algunos años, los científicos esperan la ocurrencia de un sismo de gran magnitud, originado en la “brecha de Guerrero”, ubicada entre Acapulco y Zihuatanejo. El último reporte que se tiene sobre un gran sismo en esa región es de 1911, señala Raúl Valenzuela, investigador del Instituto de Geofísica (IGf) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el cual no fue registrado con un sismógrafo porque no se tenía este instrumento en la región, sino con reportes históricos. “Tampoco hay una garantía absoluta de que el epicentro fuera ahí”.

Tomando en cuenta que ese gran sismo habría ocurrido hace 106 años, el científico explica que sería un periodo “lo suficientemente largo, como para hacernos temer que un sismo importante se generará en la región”. No obstante, añade, antes de 1911 se desconoce cuándo ocurrió uno anterior, por lo que no se puede predecir si el intervalo de recurrencia de un gran sismo en la brecha de Guerrero es de cada 100, 400 años o más.

Los científicos no cuentan con datos estadísticos suficientes para incluso determinar si existen tales intervalos de recurrencia. Sin embargo, de existir y si se acumula energía en esa brecha temporal, hay una forma de medirla que se está implementando mediante una investigación conjunta entre México y Japón, que determinaría con un poco más de certidumbre si ese gran sismo ocurriría o no.

Raúl Valenzuela enfatiza que los recientes sismos del 7 y 19 de septiembre no tienen relación alguna con la brecha de Guerrero, puesto que son regiones muy alejadas.

Incluso si hubiera algún vínculo, dice, la diferencia entre un gran sismo -magnitud 8- libera 30 veces más energía que uno de 7, entonces se necesitarían muchos sismos como el que tuvo origen en Morelos para liberar uno como el que se esperaría en la brecha de Guerrero, por citar un ejemplo. “Eso no solo es improbable, sino que además no sería nada agradable”, reconoció.

¿Cómo ves brody?

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *